jueves, 21 de mayo de 2009

Desnudez

Así, entregado a la dulce alegoría del pecado
me acurruco en tus piernas, me deslizo por tu seno,
desboco tu aliento, paseo en tu saya mis pupilas,
desmadejo lo que te ha tejido de pureza,
acomodo tu cintura, le doy forma,
delicadamente le doy forma,
forma de ave, de luciérnaga, de caracol,
juego un rato con la gravedad, levitamos,
transparentamos nuestros cuerpos por el aire,
un rictus de voracidad nos entremezcla,
desaparecemos el uno en el otro
vestidos de nosotros mismos,
en un solo ser incondicional
deslizándose en la nada,
presto a disfrutar su alegre vida,
en ardorosos instantes infinitos
que nos bastan para desafiar la eternidad.
Parecemos dos pececillos en el agua,
en la densa marea
del ir y venir acrobáticamente
temblando de agitada desnudez,
naufragando en un silencio cósmico, sideral,
y luego, finalmente,
nos desvestimos de la carne mutua,
extenuados de nadar en el delirio,
por la tibia humedad de nuestra piel.

Diego Libertad
Del poemario Taller de ensueños
© Derechos Reservados

5 comentarios:

Elianne dijo...

UaHU! Son muy buenos que lo sepas *_*.

Besos.

Violetcarsons.

diego libertad dijo...

Gracias nuevamente queridísima Elianne,por cierto,linda cabellera...

Qury Quyllur dijo...

Bellísismo

Qury Quyllur dijo...

BELLISIMO

Qury Quyllur dijo...

BELLISIMO